El Mar De Aral

El Mar de Aral es el lago salado más grande de Asia Central. Administrativamente, más de la mitad del Mar de Aral se encuentra en la parte suroeste de Karakalpakstán (una república autónoma dentro de Uzbekistán), y la parte noreste en el territorio de Kazajistán. Hasta la década de 1960, el área del Mar de Aral cubría un promedio de 68.000 km² con islas (que consta de más de 300 islas). Era el cuarto mar más grande del mundo (después del Mar Caspio, el Lago Superior en América y el Lago Victoria en África), y el segundo más grande del continente euroasiático (después del Mar Caspio). El mar se extiende de noreste a suroeste y tiene 428 km de largo y 235 km de ancho. La cuenca cubre un área de 690.000 km², con una profundidad media de unos 50,5m y una profundidad máxima de 69 m. Se le llama mar por el gran tamaño del río. Sin embargo, durante la era soviética, grandes volúmenes de agua del río Amudaryá y Syrdaryá, que le abastecen, se utilizaron para riego agrícola, o más específicamente para plantaciones de algodón. Para 2007, el Mar de Aral había perdido casi el 90% de su área en comparación con 50 años antes y se había convertido en tres lagos separados. El aumento de la salinidad ha llevado a la extinción de la flora y la fauna en el Mar de Aral y sus alrededores. El clima local cambió, los veranos se volvieron más cálidos y los inviernos se volvieron más secos y fríos.

Como resultado de una fuerte disminución del volumen de agua en 1989, el Mar de Aral se dividió en dos mares pequeños separados: el norte (pequeño) y el sur (grande) del Mar de Aral. En 2014, la parte oriental del sur (grande) del Mar de Aral se secó por completo, dejando solo 7.297 km². El mar, que se inundó temporalmente en la primavera de 2015 (10,780 km² de todo el mar), se redujo a 8,303 km² en el otoño de ese mismo año. Por un momento, el Mar de Aral fue el cuarto lago más grande del mundo, y hoy casi es reemplazado por un vasto desierto de sal.

Una de las mayores tragedias ambientales mundiales de nuestro tiempo, que preocupa a los países de Asia Central y sus casi 60 millones de habitantes, son las consecuencias ecológicas, socioeconómicas y humanitarias del problema del Mar de Aral, que afectan directamente al desarrollo sostenible de la región, el acervo genético y las generaciones futuras. Lo que se está convirtiendo en una fuerte amenaza. Al mismo tiempo, este problema global preocupa no solo a los estados de Asia Central, sino también a todo el clima mundial y las consecuencias negativas para el mundo. Esta es definitivamente una situación muy triste.

La cuenca, que regula el clima del Mar de Aral y su papel en la mitigación del cambio climático en toda la región, también tuvo un impacto positivo en las condiciones de vida, la agricultura y el medio ambiente. El enorme flujo de aire que entra en la región sobre el Mar de Aral en invierno la calienta y la enfría en verano.

En los últimos 40 años, el área del Mar de Aral ha disminuido casi 4 veces, el nivel del agua 1,8 veces y el volumen de agua en él casi 9 veces. La salinidad del agua del mar aumentó de 9-10 g/l a 70-84 g/l. Actualmente, la disminución de la profundidad del mar es de 80-110 cm por año. Durante los últimos 40 años, la línea costera se ha reducido entre 80 y 100 km. Como resultado, se han descubierto más de 4,5 millones de hectáreas de fondos marinos. Hoy, el Mar de Aral se divide en tres partes. El agua en la parte norte poco profunda está débilmente mineralizada (8-13 g/l), mientras que la parte este poco profunda, ligeramente más grande, es más fuertemente salina (68-72 g/l).

En la década de 1980, la sequía del Mar de Aral había convertido Moynak (uno de los principales puertos pesqueros del Mar de Aral en Uzbekistán) en un ¨Cementerio de Barcos¨, y la situación económica del distrito se había deteriorado año tras año.

Al mismo tiempo, el secado del Mar de Aral ha alarmado a personas de todo el mundo que están familiarizadas con la magnitud de la tragedia ambiental, así como a la gran cantidad de extranjeros que quieren ser testigos dela situación con sus propios ojos.

El exsecretario general de la ONU, Ban Ki-moon, visitó personalmente Moynak y en una serie de discursos llamó la atención del mundo sobre la trágica situación en la región del Mar de Aral.

Hoy en día, el ¨Cementerio de Barcos¨, que ha sido reemplazado por arenas saladas en la zona de Moynak, es un destino único para turistas locales y extranjeros, visitado por miles de turistas cada año. En la actualidad, existe la oportunidad de atender a los turistas y familiarizarse con estas rutas a lo largo del Mar de Aral y su región de Moynak.