Valle de Ferganá

El Valle de Ferganá se encuentra en las montañas de Asia Central y cubre tres regiones densamente pobladas de Uzbekistán: Ferganá, Namangán y Andiján. El valle está ubicado en el oriente del país y tiene un lugar importante en la república por su industria ligera, manufacturas, el comercio y la producción agrícola. También es el hogar de muchos escritores y artistas desde la antigüedad hasta nuestros días.

La región de Ferganá (con una población de 3 millones 752 mil habitantes en 2019) es la región más visitada del valle en la actualidad y, para aumentar aún más el número de turistas en esta región, se está desarrollando la infraestructura turística. Sus ciudades de Kokanda, Rishtán y Marguilán son ya actualmente destinos turísticos.

KOKANDA

Kokanda es una ciudad con viejos  e históricos emplazamientos en el valle de Ferganá, cuya antigüedad data, según los historiadores, en  más de 2000 años. La población de Kokanda es de más de 250.000 habitantes (2020). Desde la antigüedad, esta ciudad ha sido una ciudad de paso destacada para las antiguas rutas de caravanas de la Gran Ruta de la Seda y sigue siendo importante para el transporte moderno.

Kokanda fue la capital del Kanato de Kokanda, uno de los tres Kanatos que existieron en Asia Central en los siglos XVIII-XIX  (Kanato de Kokanda, cuya capital es la ciudad de Kokanda; Kanato de Jiva, cuya capital es la ciudad de Jiva y Emirates de Bujará, cuya capital es la ciudad de Bujará). El período del kanato es importante en la historia del estado uzbeco moderno y en las fronteras nacionales del Asia central moderna. El Orda (palacio), mezquitas y mausoleos que se conservan en esta ciudad son ahora lugares importantes e interesantes para los turistas tanto locales como extranjeros.

RISHTÁN

La ciudad de Rishtán (con una población aproximada de 45.000 habitantes), ubicada cerca de la ciudad de Kokanda, es uno de los destinos más antiguos de la región de Ferganá. A lo largo de los siglos, la ciudad de Rishtan ha servido como una importante fortaleza militar y económica. Comerciantes chinos, indios y posteriormente rusos se detuvieron aquí. La cerámica se ha desarrollado en Rishtán desde la antigüedad. Los productos de los famosos alfareros de Rishtán fueron muy populares en los mercados orientales. Incluso hoy en día, los cuencos, jarras y cerámicas hechos por maestros de Rishtán son conocidos y populares no solo en Uzbekistán, sino también en otros países. En la región operan cientos de pequeñas y grandes empresas de alfarería. Aquí hay varias escuelas de alfarería, que siempre son un interesante destino turístico.

MARGUILÁN

Margilán es una de las ciudades más densamente pobladas de la región de Ferganá (población superior a 250.000). Este pequeño pueblo ha sido mundialmente conocido durante miles de años por sus artesanos, científicos y fuzalas. En 2007, la UNESCO decidió celebrar el 2000 aniversario de la ciudad.

Por las informaciones se dice que Marguilán fue una de las ciudades más importantes de la Gran Ruta de la Seda en el siglo IX d.C. Bobur, un compatriota del siglo XV y fundador del Imperio Baburi (Zahiriddin Muhammad Bobur, fundador del Imperio Baburi en India, es descendiente de los Temuridés. El complejo Taj Mahal en Agra fue construido por uno de sus sucesores, Shohjahon. Gobernó un gran imperio ó desde el 1526 hasta el 1858), escribió en su libro Boburnoma: ¨Margilan es una ciudad rica en muchas cosas buenas. Sus melocotones y granadas también son muy buenos¨. Entre 1710 y 1876, durante el kanato de Kokanda, la ciudad fue el centro del principado de Marguilán, una ciudad estratégicamente ubicada del kanato. Se sabe que la artesanía y el comercio siempre han estado muy desarrollados en la ciudad. Los comerciantes de Margilan también desempeñaron un papel importante en el comercio de Asia Central.

Además, la empresa más grande de Uzbekistán, Yodgorlik, que produce productos de seda nacionales de la más alta calidad, se encuentra en esta ciudad. Marguilan siempre ha sido famosa por sus telas de seda y algodón tejidas a mano y sus alfombras de seda. Hoy, la empresa está abierta a todos los turistas y pueden ser testigos del proceso de producción. Además, el mercado de agricultores de Marguilan de tipo oriental es muy interesante para los turistas extranjeros.